En este post vamos a intentar daros unas claves para que a la hora de comprar el material de autorrescate, tengáis claros algunos conceptos.

El material fundamental está formado por 3 elementos. El DVA (antes lo llamábamos ARVA), la Pala y la Sonda.

DVA: DETECTOR DE VÍCTIMAS DE AVALANCHAS

Este es unos de los tres elementos fundamentales e imprescindibles que debemos llevar. Un DVA es un dispositivo que emite una señal a 457 Hz, y que es capaz de recibir la misma señal. Hasta ahí todo bien. Entonces, ¿qué es lo que hace que sean tan caros? ¿son infalibles y me van a llevar derecho como un cohete hasta la víctima?

Lo primero que tenemos que saber es que no son dispositivos infalibles, y que su eficacia en la búsqueda va a depender de lo entrenados que estemos en su manejo. Puedo tener el DVA mejor y más reciente del mercado; pero si no se usarlo, mejor me llevo en el bolsillo una chocolatina, que por lo menos me la voy a comer.

El DVA en modo “recepción” va a recibir la señal del campo electromagnético que emite el DVA de la víctima en modo emisión. Va a traducir esa señal según su intensidad en una distancia. Pero esa distancia no es real, sino que va a depender de muchas cosas; como la batería de nuestro dispositivo (¡¡nunca por debajo del 75%!!), la orientación de las antenas emisora y receptora, y la alteración del campo electromagnético debido a otros dispositivos en la zona.

campo electromagnetico DVA

Por eso, la lectura que nos da el DVA no es una lectura real, sino que el dispositivo interpreta la intensidad de la señal que recibe, y la transforma en una distancia. Podemos estar exactamente a la misma distancia de la víctima, pero si tiene la antena paralela o perpendicular a la nuestra, va a da runa lectura (y por tanto una distancia) diferente.

¿Qué más cosas importantes hay que saber de los DVA? Pues que TODOS emiten por la antena larga, pero reciben por cualquiera de las 3 antena (en caso de tener 3 ). Por eso mismo, los DVA de 3 antenas han demostrado en general en las pruebas, mejores resultados, simplemente porque tenemos 3 antenas a nuestra disposición trabajando.

Respecto al modo de llevarlo, cada marca tiene su sistema. Los hay que vienen con arnés, los hay que vienen con correas. En el fondo da igual. Lo importante es llevarlo por debajo de una capa de ropa pero de modo que no nos lo tengamos que quitar y volver a poner a medida que nos quitamos o ponemos ropa. Tened en cuenta además, que a la hora de realizar la búsqueda terciaria o fina, el DVA tiene que estar al nivel del suelo. Tendremos que sacarlo del arnés, acercarlo a la superficie de la nieve y tener cierta maniobrabilidad.

Dicho lo cual, aquí van nuestras recomendaciones:

DVA analogico digital

  1. Nadie lleva un DVA analógico. estamos en la era digital, ¿no? Pues toca DVA digital. Si ya no lleváis esquís rectos de 2,20 m, ¿por qué seguís llevando DVA de los 90’s? Pensad que no es para salvaros a vosotros ya que, todos trabajan del mismo modo en emisión. Es importante tener un DVA actualizado y que acorte los tiempos de búsqueda precisamente porque vamos a salvar a nuestros compañeros. Pensad un poco en ello
  2. Si podéis elegir, lo mejor es llevar unos de 3 antenas. Los de 2 no son recomendables, y los de 1 van a tener, en general, peores resultados.
  3. Recomendamos además que lleven discriminador de víctimas. Un accidente con más de 1 víctima es un caos absoluto; de modo que si el dispositivo de algún modo nos puede ayudar con el discriminador, vamos a ganar tiempo que podremos dedicar al sondeo y al paleo.
  4. Lo importante no es la flecha, sino el indio. Entrénate con tu DVA, pierde un rato en entender como funciona, juega con los diferentes modos que tenga; y recuerda que esto es solo 1/3 de lo que implica hacer un rescate. Si lo haces rápido, mucho mejor, pero aun te quedan 2/3 antes de llegar a la víctima.
  5. Antes de salir al monte, cuando estés en casa comprueba el estado de las baterías. Cámbialas si están al 75% o menos. En casa, guarda el DVA sin baterías.

 

Existen varios estudios que hacen comparativas de los modelos actuales del mercado. os ponemos esta foto de una comparativa, pero hay más.

comparativa DVA

Además, podéis consultar en webs como esta del club alpino francés o este artículo interesante de “persones i natura”.

SONDA

La sonda es el segundo elemento fundamental que tenemos que llevar con nosotros a la hora de hacer un rescate. nos va a servir no sólo para localizar a la víctima, sino para saber a qué profundidad está.

Sin entrar en las técnicas de sondeo, os hacemos las siguientes recomendaciones a la hora de comprar una sonda:

  1. Debe ser robusta. Calcula que tenga el grosor de tu dedo índice. La nieve en una avalancha es muy dura y las sondas finillas se doblan y se parten.
  2. Os recomendamos que tenga una longitud de 2,65 m  mínimo. Si llevamos sondas cortitas, de 160 cm, y la vícitma está a 100cm, imaginada el esfuerzo de sube y baja que vamos a tener que hacer con el cuerpo.
  3. Mejor si tienen la sirga metálica, ya que el alma de cordón acaba dándose de si y entonces los tramos tienen holgura. Al final, la sonda baila al emplearla y se vuelve un trasto incómodo de usar. perdemos sensibilidad y no sabemos qué es lo que pinchamos.
  4. Debe estar graduada en cm, con los números visibles. Si sólo tenemos una graduación por tramos de colores, no sabremos qué profundidad está marcando cuando localicemos a la víctima.
  5. Que el sistema de montaje sea rápido y sencillo. Cada marca tiene el suyo; pero lo que sea de rosca o hacer un nudo complejo, supone pérdida de tiempo. Y en un rescate, el tiempo es oro.
  6. No llevéis la sonda metida en la bolsa, y la bolsa cerrada con nudos. Existen diferentes formas de llevarla en la mochila para que esté accesible.

sondeo

PALA

Como en el caso anterior, no vamos a entrar en las técnicas de paleo; sino que vamos a dar unas recomendaciones y luego, vosotros valoráis:

  1. La pala debe ser metálica. Si es de plástico, es muy probable que acabes partiéndola. Además, en nieves duras las palas de plástico vibran y hacen más difícil el trabajo.
  2. El cazo de la pala debe ser relativamente grande. Calculad casi 30×30 cm.
  3. Os recomendamos que tenga un mango extensible, ya que a mayor longitud del mango, mayor palanca. Y eso nos facilita el trabajo de extracción de la nieve.
  4. Por último, la empuñadura debe ser en forma de T o D. Eso hace que podamos agarrar la pala firmemente incluso con guantes puestos y así trabajaremos de forma eficaz.

 

Como hemos dicho antes, es muy importante llevar el material, y saber usarlo. Si somos unos cracks con nuestro DVA pero no tenemos ni idea de sondear o palear, hemos perdido un 66% de nuestro potencial.

Además, el material debe estar accesible en la mochila. Si metemos la pala y la sonda al fondo de la mochila, vamos a tener que sacar todo lo que hay por encima (abrigo, agua, bocadillo, cuchillas, crampones, guantes, cámara de fotos, etc etc) antes de llegar a nuestro material. Y eso es perder tiempo. tic-tac-tic-tac.

Por último, es fundamental saber usar nuestro equipo de autorrescate. La flecha es importante, pero el que la dispara es el indio. Si no sabemos usar le material, no nos sirve de nada. Entrena, juega con él. ¡¡Sácalo de la funda!! (os sorprenderiais a saber que algunos no han montado nunca la sonda). Haz prácticas 1 vez al mes por lo menos; ve complicando cada vez el escenario, y el que pierda, invita a cervezas.

Si no sabes como usar el material, apúntate a un curso de autorrescate, que seguro va a merecer la pena.