¿Por qué damos para mañana un 2 MODERADO y no un 1 DÉBIL? Si total, apenas hay nieve. Parece que algo no funciona, ¿no? Hoy nos ha parado gente mientras hacíamos los perfiles para preguntarnos precisamente por qué estamos dando peligro moderado. ¿Se nos ha ido la olla, o qué?

La verdad es que viendo el panorama, hay poca nieve en las solanas para ser Abril, y dan ganas de poner un DÉBIL como una casa de grande. Sin embargo, en las umbrías (las umbrías puras, las Norte de verdad), aun queda bastante nieve. La distribución tan desigual de la nieve entre solanas (peladas) y umbrías (con nieve) hace que nos planteemos rutas centradas en umbrías de cotas altas, donde esperamos, no ya encontrar buena nieve, sino por lo menos, alargar un poco la temporada. Hasta ahí todo bien.

Umbrias cotas altas

Manto nivoso en las umbrías

El mes de diciembre de 2016 se caracterizó por ser frío y seco. No nevó nada de nada en 40 días… pero hacía frío, como corresponde al mes de diciembre. De hecho, hasta el 10 de enero no nevó. De modo que la superficie del manto, antes de la nevada del 10 de enero, era un estrato de unos 15cm formado por caras planas y cristales con muy poca cohesión, y de un tamaño considerable (¡¡algunos de 4mm!!), que tenían el detalle de apoyar sobre una costra marrón que cayó a finales de noviembre. Ya tenemos el lío montado.

facetas superficie

DH-FC 10 enero de 4mm

En el Valle del Aragón, este estrato débil persistente (en inglés Persistent Weak layer PWL) no nos ha dado problemas. Sin embargo, en otras zonas, se ha visto aludes ligados a este estrato débil persistente, como en Panticosa, Benasque o Valle de Arán. El problema de estos estratos, además de tener muy poca cohesión  y tender a dar aludes de tamaño considerable, es que una vez enterrados, tienen el feo vicio de no querer cambiar, y permanecen ahí quietos, esperando su ocasión mientras capas y capas de nieve los van enterrando. Pero llega un momento en el que vuelven a aparecer en escena, como ahora en primavera, cuando todas las capas de nieve que los cubrieron van desapareciendo; pero ellos siguen “durmientes” sin apenas cambiar sus características, listos para el rock & roll.

Pues eso es lo que pasa ahora en las umbrías de cotas altas. Son los únicos lugares donde quedaron este tipo de cristales, ya que en solanas en diciembre no había nieve. De modo que cuando empezó de nuevo a Nevar el 10 de enero, lo hizo sobre el suelo desnudo en muchas cotas y orientaciones MENOS en las umbrías de cotas altas, donde la nieve cayó sobre estos enormes cristales angulosos.

Ahora que la nieve va desapareciendo, vuelven a jugar. Y el problema, es que están dando resultados positivos en los test con cargas no muy grandes, y en profundidad de unos 40cm; lo que implica que pueden colapsar y propagar, y si lo hacen, son capaces de poner en movimiento mucha cantidad de nieve pesada y tipo primavera. Desde hace 2 semanas estamos acostumbrados a aludes tipo primavera pero de tamaño más bien pequeño y purgas, y sin embargo, ahora que parece que no hay nieve, ¡podemos tener aludes más grandes y además en caras Norte! Vaya follón.

test ETC

test ETCP15@25 en DF-FC 10 enero size 3mm (Break)

En la foto se puede ver somo esos cristales grandes y angulosos están justo por encima de la costra marrón que se formó con nevada del Sáhara a finales de noviembre (28Nov).

De este modo, si vamos a ver lo que nos dicen la definición de los grados de peligro de la Escala Europea de Peligro de aludes, encontramos:

PELIGRO DÉBIL 1: El manto nivoso está, en general, bien estabilizado. En general, sólo es posible desencadenar aludes en laderas muy inclinadas o en terreno especialmente desfavorable y a causa de sobrecargas fuertes. Espontáneamente sólo pueden desencadenarse purgas (coladas) o aludes pequeños.

PELIGRO MODERADO 2: El manto nivoso está en algunas laderas empinadas solo está moderadamente estabilizado; en el resto, está, en general, bien estabilizado. Es posible el desencadenamiento de aludes, sobre todo por sobrecargas fuertes, especialmente en aquellas laderas empinadas cuyas características se describen en el boletín. No se esperan aludes grandes desencadenados espontáneamente.

Es decir, que aunque no tengamos mucha nieve en el monte, el problema que nos encontramos en las umbrías (que es donde hay nieve), cuadra más con la descripción de un peligro MODERADO 2, por el tamaño y distribución de los aludes, su sensibilidad al desencadenamiento y localización.

La previsión meteo para el miércoles y Jueves indica que bajan las temperaturas, lo que, momentáneamente, frenará los ciclos de fusión y rehielo que empiezan a afectar a las umbrías, de modo que la humedad dejará de penetrar hacia ese estrato débil enterrado, y el frío congelará el agua. pero sólo de momento. En cuanto pase esta mini ola de frío, volverá el calor y la marcha imparable de la humedad hacia el estrato débil persistente.

La verdad es que es una situación bastante interesante para el invierno aburrido que llevamos. Pero hay que andar con ojo. No podemos confiarnos y pensar que en primavera, las Norte son seguras y que sólo hay que andar pendiente al horario. Estamos viendo que en umbrías podemos tener un susto,¡¡ y de los gordos!!

Cuidadín y no bajéis la guardia.